Mar Azul

Mar Azul es un balneario ubicado en la provincia de Buenos Aires, a 365 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires y a 12 km. de Villa Gesell. Vecino de Las Gaviotas y Mar de las Pampas, cuenta con la única salida a la playa de la zona para vehículos todoterreno.

Fue fundado en 1945 por don Ricardo Bartolomé Astengo Morando, cuando 1800 hectáreas de médanos vírgenes, un desierto frente al mar y su enorme playa, lograron enamorarlo. LLamó al lugar en honor del color de su mar: Mar Azul.

Entre muchas de las tareas fundacionales que duraron décadas, fueron las más importantes: la fijación de los médanos vírgenes, las plantaciones de tamariscos sobre el mar, cortinas de acacias marítimas, álamos para contención de los vientos y la plantación de 3.000.000 de pinos, que hoy conforman un oxigenado bosque.

Durante años el lugar resultó el último de los balnearios de Villa Gesell y su popularidad por su excelente pesca deportiva de costa, por la posibilidad de practicar deportes motorizados, así como también por ser el balneario más cercano al faro Querandí, logró que el sitio fuera elegido como destino de vacaciones y estadías cortas de fin de semana.

Su cada vez más variado centro comercial, reúne todas las necesidades básicas para los turistas y logra atraer también a veraneantes de los balnearios vecinos que se acercan para aprovisionarse de lo que necesitan.

Mar Azul es un lugar que se disfruta a pleno durante el día, la mayoría de las horas transcurren en la playa y algunas en el bosque. Es el destino elegido principalmente por familias, donde la tranquilidad y los espacios naturales brindan un ambiente ideal para el entretenimiento y disfrute de los chicos.

Durante los últimos años, es muy común la llegada de familias con vehículos 4x4, jeeps y cuatriciclos, ya que el balneario ofrece un sector exclusivo de la playa para estos vehículos. Beneficio que muchos aprovechan para levantar campamento al borde del mar y disfrutar con todas las comodidades de un día de playa perfecto.

Cabalgatas grupales, excursiones en camiones 4x4 o en cuatriciclos con destino al faro Querandí, son algunos de los paseos más actractivos de Mar Azul. Los clásicos amantes de las pesca, buscan las playas más solitarias para asentarse y disfrutar, tanto de día como de noche. Los más osados, eligen altos médanos para practicar Snowboard, enfrentar las olas en kayaks y atreverse al Kitesurf.

Mar Azul es para todos. Es un lugar que enamora, y una vez que se descubre, ya no se olvida.